Sentada desobediente frente a la DGA

15Mzaragoza.org

DESOBEDIENCIA-CIVIL-2.jpg

“Yo también lo hice”, recordaba Mahatma Ghandi desde una de las pancartas que esta mañana daban color a la protesta en defensa de los derechos civiles que ha tenido lugar frente a la sede de la DGA en el paseo de Maria Agustín de Zaragoza.

Con desobiencia y con alegría, más de un centenar de personas se han reunido en esta plaza para recordar, horas antes de la manifestación, que la ocupación de las calles, el bloqueo a los intentos de desahcuio y otras formas de resistencia pacífica son “formas dignas y legítimas de protesta”. La concentración se ha desarrollado con tranquilidad y con la presencia de una docena de agentes y varios vehículos de la policía nacional.

El grupo de manifestantes ha cortado durante unos minutos la calzada del paseo, donde se ha leído un manifiesto que ha señalado que”según la propuesta de reforma del código penal del Ministerio del Interior, la resistencia pacífica ‘grave’, como cogerse con los brazos en una sentada, se considerará atentado a la autoridad, y difundir por internet convocatorias que deriven en desórdenes públicos será penado como integración en banda criminal”.

DESOBEDIENCIA-CIVIL-24.jpg

Sentada por los derechos civiles, 12 de mayo, Zaragoza

En oposición a esta medida, los ciudadanos han respondido: ” Crear  leyes más injustas todavía no va a hacer que dejemos de desobedecerlas”. El acto ha terminado con una representació teatral y ha continuado con una marcha hasta la plaza del Pilar.

Sentada por los derechos civiles, 12 de mayo, Zaragoza

Esta tarde, sábado, 12 de mayo, toda la ciudadanía desobediente, alegre y pacífica esta convocada a participar en las movilizaciones del Global May.

Anuncios

La Primavera Desobediente toma la ciudad!

Sentada multitudinaria en defensa de los derechos civiles

El 12M a las 11’30 h. en frente de la DGA, P°María Agustín, 36, Zaragoza

Muchas cosas han cambiado desde el 15 de mayo de 2011. Frente una realidad que nos aplasta cada día, hemos descubierto que el mejor remedio es tomar las calles para denunciar este modelo injusto, desobedeciendo alegremente a la vida gris, al miedo y la austeridad que nos quieren imponer. Después de las manifestaciones del 15M, experimentamos, compartimos y disfrutamos junto a miles de personas ocupando las plazas para protestar contra una democracia decadente, a pesar de la prohibición de la junta electoral. Durante todo el año hemos visto cómo los desahucios de cientos de familias han sido detenidos gracias al apoyo de personas que bloqueaban pacíficamente la entrada de los secretarios judiciales a la vivienda. Hace unos meses, vimos a cientos de estudiantes valencianos que tomaban pacíficamente las calles como única forma de protegerse de las agresiones policiales cuando denunciaban los recortes en sus institutos.

Como tantas veces en la historia, vemos que miles de personas han decidido desobedecer una ley que consideran injusta para conseguir una sociedad mejor. Y vemos cómo este gesto, digno y legítimo, es precisamente el que más inquieta a quienes nos gobiernan, que ya han empezado a señalar a quienes desobedecen de forma pacífica como personas peligrosas a las que hay que perseguir. Así, según la propuesta de reforma del código penal del Ministerio del Interior, la resistencia pacífica ‘grave’, como cogerse con los brazos en una sentada, se considerará atentado a la autoridad, y difundir por internet convocatorias que deriven en desórdenes públicos será penado como integración en banda criminal.

Pero endurecer el código penal sólo es un parche en un sistema que antepone el beneficio económico a las personas y al medioambiente, un sistema que se derrumba. Crear  leyes más injustas todavía no va a hacer que dejemos de desobedecerlas. Por eso, el 12M  miles de personas vamos a volver a tomar la ciudad para llenarla de alegría y desobediencia. Para ello, os proponemos empezar el día con una acción clásica de desobediencia civil: una sentada.

La sentadas fueron utilizadas por primera vez por Gandhi y sus seguidores para bloquear calles e instalaciones en las ciudades de la India, y más tarde por el movimiento por los derechos civiles en EEUU para protestar contra los espacios públicos y negocios en los que existía segregación racial. Sin embargo, nuestro ministerio de interior considera que cogerse de los brazos en una sentada es algo tan “peligroso” que debería ser perseguido y penado como atentado a la autoridad. Por eso, para demostrarle que hacer una sentada es una práctica sana, segura y democrática, el 12M vamos a juntarnos para organizar una sentada multitudinaria que tome el centro de la ciudad.

El 12M no seguiremos sus reglas, inventaremos las nuestras

El 12M15M únete a la primavera desobediente

La desobediencia civil es un derecho fundamental para poder vivir en una sociedad democrática. Todos los avances sociales a lo largo de la historia han sido conseguidos por personas que en un momento dado decidieron desobedecer a una autoridad que consideraban injusta. Sin embargo, vemos como cada día nos pretenden arrebatar mediante la violencia ese derecho. El desalojo de Plaza Cataluña, la violencia policial en las acciones de resistencia pacífica contra los desahucios, o la propuesta de reforma del código penal que pretende equiparar la resistencia pasiva con el atentado a la autoridad son tristes ejemplos de cómo el ejercicio de la desobediencia civil está cada vez más perseguido.

Los gobiernos y élites financieras de todo el mundo cada vez tienen más miedo ante una insurrección noviolenta generalizada. La estrategia que ha surgido a partir de la Primavera Árabe, el 15M y el movimiento Occupy ha permitido por primera vez en mucho tiempo imaginar un mundo en el que las personas corrientes derroten  a la dictadura financiera que hace nuestras vidas cada vez más precarias.

Por eso, el 12M15M vamos a volver a salir a las calles. Vamos a tomar nuestras ciudades para convertirlas en espacios llenos de alegría y desobediencia. Vamos a descubrir de nuevo que basta con ser muchos para no tener miedo y ser capaces de conseguir lo que nos propongamos.

Sentadas en calles principales, cadenas humanas bloqueando entidades bancarias, ocupaciones de edificios oficiales, enjambres de bicicletas colapsando la ciudad… el 12M15M vamos a dedicar toda nuestra energía y creatividad a convertir nuestra ciudad en un espacio desobediente que desborde la tristeza de la realidad que nos quieren imponer.

Ellos también lo hicieron: cuando la ley es injusta, lo correcto es desobedecer

El gobierno del Partido Popular acaba de plantear una reforma del código penal especialmente diseñada para criminalizar a los movimientos que han surgido a partir del 15M. Según su propuesta, la resistencia pasiva ‘grave’ se convertiría atentado contra la autoridad y convocar por Internet concentraciones que deriven en violencia será penado como integración en banda criminal. Así, todo lo que hemos estado haciendo desde el pasado mayo, las acampadas, las acciones contra los desahucios, el tomar el espacio público masivamente como lugar de encuentro, etc. pasaría a ser ilegal y estar penado con cárcel.

El objetivo está claro: perseguir y condenar a cualquiera que se atreva a desobedecer a la autoridad, aunque sea de forma noviolenta. Por eso, frente a su política del miedo y el castigo, queremos recuperar la alegría de la desobediencia. Para ello, tomando prestada la idea de la campaña «Yo también lo hice», que denunciaba el juicio en el que se pedían penas de cárcel a un grupo de jóvenes que hizo una sentada pacífica en 2009, queremos reivindicar que la desobediencia es un derecho al que no podemos renunciar.

Los derechos que damos por sentados: la libertad de expresión, el derecho de manifestación, la jornada de 8 horas, el derecho a huelga, la no discriminación por género o raza, el sufragio universal, la abolición de la esclavitud…. todo fue conseguido por gente que se plantó frente al poder para exigir más derechos.

Su desobediencia fue un regalo para los que venimos detrás, no dejes que te la quiten.

Mahatma Gandhi: es una figura mundial de la resistencia pacifica. Instauró métodos de lucha social novedosos como la huelga de hambre, y en sus programas rechazaba la lucha armada y predicaba la ahimsa (noviolencia) como herramienta de resistencia. Participo en muchas campañas de desobediencia contra la ocupación Británica en la India.

Rosa Parks: se negó a ceder el asiento a un blanco y moverse a la parte de atrás del autobús como exigían las leyes racistas. A partir de su encarelamiento comenzó un boicot a las compañias de autobuses, convirtiéndose en la chispa que inició el Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos

Martin Luther King: fue uno de los líderes del movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos, luchando por acabar con la segregación y discriminación racial mediante la desobediencia civil y otros medios noviolentos.

Henry David Thoreau: fue quien introdujo el concepto de desobediencia civil, al negarse a pagar impuestos debido a su oposición a la guerra de México y a la esclavitud en Estados Unidos. Tuvo una gran influencia en el desarrollo de posteriores ideas sobre pacifismo y noviolencia.

Toro Sentado: desobedeció la imposición del Gobierno de Estados Unidos que confinaba a los indios en reservas, acampando en el valle de Little Big Horn. Fue asesinado tras negarse a obedecer a las autoridades que querían impedir su apoyo a la ’Danza de los Espíritus’, que profetizaba un fin no violento de la expansión colonizadora en las tierras indias.

John Lennon: músico y activista por la paz. Llevó a cabo numerosas campañas en contra de la guerra de Vietnam. Sus «huelgas de cama» contra la guerra tuvieron un gran impacto, provocando que fuera perseguido e intimidado por la policía de Nueva York.